Las infusiones están de moda. No hay dieta o plan de nutrición que las desaconseje, los lineales de los supermercados nos deslumbran con exóticos y atractivos sabores y las tiendas especializadas se multiplican. Pero ¡OJO! que igual que pueden ser sanas, pueden jugar en tu contra. Así que no te pierdas este post.

La razón popular dice «Infusión hervida, infusión perdida’. “Las infusiones, como su propio nombre indica, tienen que infusionar, no hervir. Lo más recomendable es calentar el agua y apagar el fuego justo antes de que empiece a hervir, en ese momento se echa la mezcla de plantas y se remueve bien, se tapa y se deja reposar durante unos minutos (cada producto tiene un periodo específico). Una vez reposada, ya está lista para consumirse”-

 

No todas las infusiones son iguales

Es cierto que su aporte calórico es nulo y por ello se utilizan en muchas dietas de control de peso, pero no todas producen los mismos efectos, incluso las que en un principio puedan parecer las más indicadas, puede que a la larga no sea así.

Aquellas infusiones que tienen un fuerte efecto diurético pueden afectar al normal funcionamiento de los riñones y del corazón ya que alteran la homeostasis del sodio y del potasio, llegar a provocar calambres musculares o convulsiones, hipotensión, mareos y arritmias.

Otro consejo a tener en cuenta es que aquellas personas con anemia a las que les guste el té, que dejen pasar un tiempo de al menos 20 minutos después de la comida o la cena hasta tomarse una taza, ya que muchos estudios han demostrado que la ingesta de té inhibe la absorción del hierro, especialmente el de origen vegetal, sino se deja pasar un tiempo hasta que comience la digestión.

Además de con el té, hay que poner atención en los efectos que otras infusiones pueden tener en nuestro organismo por ejemplo la cola de caballo tiene un moderado efecto diurético muy beneficioso, pero hay que evitarla si se tienen digestiones molestias porque irrita los jugos gástricos; la manzanilla tiene un efecto sedante y debe evitarse si se ha consumido alcohol; el poleo menta no es recomendable para personas con niveles de azúcar o hierro muy bajos porque disminuye los niveles de azúcar en sangre y puede dificultar la absorción de hierro; el consumo excesivo y prolongado de valeriana, una infusión muy recomendable para ayudarnos a dormir, puede resultar tóxico y provocar dolores de cabeza, nerviosismo o irritabilidad.

 

Fecha: sábado 7, julio 2018
Categoria: Formación

Abrir chat